Mis obras favoritas


Inma Valderas, "Entre el cielo y la tierra"





Admiro más a las personas que luchan por conquistar sus sueños, que a las que luchan por conquistar a sus enemigos, porque la lucha más dura, la victoria más difícil, es contra uno mismo.







sábado, 25 de mayo de 2013

¡Durante cuanto tiempo nos engañaron!




¡Durante cuanto tiempo nos engañaron!
Trasmutamos ahora,
nos apresuramos a huir
como huye la naturaleza.
Somos la naturaleza,
durante mucho tiempo estuvimos lejos 
Pero ahora volvemos,
nos convertimos en plantas,
en troncos, en follaje,
raíces y cortezas. 
Estamos asentados en la tierra,
somos peñascos,
pastamos,
somos dos en medio de la hacienda bravía,
tan espontáneos como los otros. 
Somos dos peces que nadan juntos en el mar,
somos lo que son las flores del algarrobo,
derramamos fragancia
en los caminos de la mañana y de la tarde. 
Somos también lo sucio de las bestias,
de las plantas, de los minerales. 
Somos dos aves de rapiña,
nos elevamos en el aire y miramos la tierra. 

Somos dos soles que deslumbran,
somos nosotros dos los que giramos,
cósmicos y estelares,
somos como dos cometas. 
Merodeamos, cuadrúpedos y feroces, por la espesura,
y saltamos sobre la presa. 
Somos dos nubes que se desplazan en lo alto
cuando amanece o atardece. 
Somos dos mares que se unen,
somos esas olas felices que se revuelcan
y se juntan, mojándose. 
Somos lo que es la atmósfera,
transparentes, hospitalarios,
permeables, impermeables. 
Somos nieve, lluvia, frío, tinieblas,
somos lo que el planeta engendra y protege. 
Hemos descrito círculos hasta volver los dos al hogar,
hemos renunciado a todo,
salvo a la libertad y a nuestra alegría.

Walt Whitman 

9 comentarios:

  1. Yo también quiero ser naturaleza. Así de sencilla, y así de perfecta. Cuando llegas cansada de tantas batallas, de tanto engaño, ella te acoge y te mima. No te falla nunca. En ella somos libres y alegres. Es cierto.
    Hoy que llego del campo, todavía resonándome por dentro la primavera con todos los tonos de verde, el rojo de las amapolas y el agua del río, creo más que nunca que Whitman tiene razón. Hay que volver al hogar.

    ResponderEliminar
  2. Para mí, últimamente, también la naturaleza es igual a paz. Solo contemplarla me relaja; muy diferente a las relaciones con algunos humanos, estresantes, irritantes, desbordantes de egoismo y de depredación.
    Esta vertiente no es muy positiva, afortunadamente, no todos lo humanos somos iguales. La única pena que tengo es que el depredador siempre acaba imponiéndose y eso hace que tengamos que vivir según sus reglas. Sin embargo, no quiero renunciar a la esperanza: el depredador es el menos avanzado en la escala evolutiva.

    ResponderEliminar
  3. Cuanto más conozco a los hombres, más quiero a mi perro, no? Pues sí. A veces todo esto parece una jungla... Menos mal que aún podemos escaparnos por un rato...leyendo un libro, blogeando, pintando, haciendo un viaje o mirando por la ventana... Y como no nos podemos librar del género humano en su totalidad, todavía nos queda ser aún más selectivos en nuestras amistades y amores. Pero desde luego, para mía la naturaleza no es un amor, es una necesidad (algo heredado de mi padre), mis destinos lo corroboran.

    Oyeeee es verdad, también puedo ser el cebo!!! ufff pero qué cruel, no??? jajaj me ha gustado la idea, en vez que la nostalgia me atrape a mí, atraparla yo a ella ummmm suena bien

    y...por dónde andas metida??? "espero y deseo" que alejada del mundanal ruido...

    Abrazos miles!!!

    ResponderEliminar
  4. Hace unos días vine a visitarte, y como ocurre siempre, encontré algo que me gustó e inspiró. No conocía el poema de Whitman, pero sentí que hablaba del dibujo que había comenzado hacía una semana...esas casualidades que no lo son.
    Te mando un correo con lo que llevo de dibujo, y lo entenderás.

    Un besazo Inma, y no tardes tanto en venir por tu Hotel!

    ResponderEliminar
  5. Hola nostálgica Pitu.
    No, no estoy alejada del mundanal ruido, al contrario sigo trabajando y en las dos últimas semanas, todavía mas.
    Hace meses que estoy desconectada del mundo, también del blog, salvo en contadas ocasiones.
    Necesito vacaciones ya!!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola Inma,
    efectivamente el comentario estaba por moderar.
    Lo siento, pero como te había dicho estoy saturada. Bueno, al final, todo se ha aclarado y ahora que ya conozco el misterio..
    ¡¡¡me encanta!!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Vale, le pediré a los reyes magos (no se me ocurre otra persona) unas vacaciones urgentes para ti. Ya queda poquito...Ánimo!!!

    ResponderEliminar
  8. Gracias Pitu, eres un sol.
    Seguro que los Reyes Magos te escuchan.
    Besitos

    ResponderEliminar