Mis obras favoritas


Inma Valderas, "Entre el cielo y la tierra"





Admiro más a las personas que luchan por conquistar sus sueños, que a las que luchan por conquistar a sus enemigos, porque la lucha más dura, la victoria más difícil, es contra uno mismo.







lunes, 19 de diciembre de 2011

Feliz Navidad?


Tal y como están las cosas, creo que es así como nos sentimos muchos, al menos yo. Nos atracan los bancos, los especuladores, las agencias de calificación, es decir, el instrumento de los especuladores (que dicho sea de paso ya sería hora de que les dieran un buen susto)...
Pero supongo que de nada sirve ponerse negativo; eso no va a evitar que nos jubilemos más tarde, que nos rebajen el sueldo o que se frenen los recortes sociales, así que, contra todo lo que está cayendo ¡FELIZ NAVIDAD!



viernes, 9 de diciembre de 2011

Caín


Tiziano, "Caín y Abel"

"...Un día Caín le pidió al hermano que lo acompañara a un valle cercano donde corría la voz de que se escondía una zorra y allí, con sus propias manos, lo mato a golpes con una quijada de burro que había escondido antes en un matorral, o sea, con alevosa premeditación. Fue en ese momento exacto, es decir, retrasada en relación a los acontecimientos, cuando la voz del señor sonó, y no sólo sonó la voz, sino que apareció en persona. Tanto tiempo sin dar noticias, y ahora aquí está, (...). Qué has hecho con tu hermano, Lo has matado, Así es, pero el primer culpable eres tú, yo habría dado mi vida por su vida si tú no hubieses destruido la mía. Quise ponerte a prueba, Y quién eres para poner a prueba lo que tú mismo has creado, Soy el dueño soberano de todas las cosas, Y de todos los seres, dirás, pero no de mi persona ni de mi libertad, Libertad para matar, Como tú fuiste libre para dejar que matara a abel cuando estaba en tus manos evitarlo, hubiera bastado que durante un momento abandonaras la soberbia de la infalibilidad que compartes con todos los demás dioses, hubiera bastado que por un momento fueses de verdad misericordioso, que aceptases mi ofrenda con humildad, simplemente porque no deberías rechazarla, porque los dioses, y tú como todos los otros, tenéis deberes para aquellos a quienes decís que habéis creado, Ese discurso es sedicioso, Es posible que lo sea, pero te garantizo que, si yo fuese dios, diría todos los días, Benditos sean los que eligieron la sedición porque de ellos será el reino de la tierra, Sacrilegio, Lo será, pero en cualquier caso nunca mayor que el tuyo, que permitiste que abel muriera, Tú has sido quien le ha matado, Si es verdad, yo fui el brazo ejecutor, pero la sentencia fue dictada por ti (...), Diremos que es un acuerdo de responsabilidad compartida por la muerte de abel, Reconoces entonces tu parte de la culpa, La reconozco, pero no se lo digas a nadie, será un secreto entre dios y caín, (...)"

José Saramago, Caín