Mis obras favoritas


Inma Valderas, "Entre el cielo y la tierra"





Admiro más a las personas que luchan por conquistar sus sueños, que a las que luchan por conquistar a sus enemigos, porque la lucha más dura, la victoria más difícil, es contra uno mismo.







sábado, 22 de octubre de 2011

Cuando las libélulas posan




Una vez econtré una libélula en un lugar extraño, atrapada en un mundo desconocido, en el respaldo de mi sofá. Parecía tan frágil y perdida, tan alejada de su paisaje habitual... sólo pude poner mi mano para que subiera a ella y dejarla en una confortable hoja, una estupenda y ancha hoja verde y esperar a que decidiera qué camino tomar.



¿Por qué, cuál es el camino de las libélulas? Sigo sin poder contestar ese interrogante, no estaba allí cuando partió. A veces pienso que vino a visitarme, que me buscaba a mí y siento una profunda desazón porque mi desconocimiento me impidió entender su mensaje.
Las libélulas volverán, con su vuelo inquieto, con sus movimientos veloces, incansables y yo prepararé un lugar en mi jardín para que se posen en él y descansen.



Fotos: Hotel

17 comentarios:

  1. ya está echo el encargo!! espero que llegue!!!!! lo mandaré urgente!

    ResponderEliminar
  2. ¿las fotos son tuyas??? son fantásticas. jeje les vas a preparar un caminito con migas de pan como hizo pulgarcito para encontrar el camino?

    ResponderEliminar
  3. Sí, Inma, había un mensaje: Llegó para recordarte la fragilidad de la vida, y la necesidad de disfrutar de cada momento, que se nos va como arena entre los dedos. Y por supuesto que sabía en qué sofá se posaba. Ya sabía ella que la ibas a tratar con dignidad y respeto. Tú sabes bien que hasta el ser más humilde e insignificante lo merece. Y estás dispuesta a echar un mano (en este caso literalmente) para ayudar.
    Unas fotos preciosas.

    ResponderEliminar
  4. Estoy segura llegarán nuevas libélulas con nuevos mensajes. Un beso.Pilar Escota

    ResponderEliminar
  5. Pitu, siempre con mensajes tan positivos. Gracias.
    Pues aunque no te lo creas la historia es real, tanto la de la libélula en mi sofá, como la del lugar donde vienen a posarse. Es increible pero ese palito donde las ves en la imagen, funciona como una especie de atracción, tanto que me permitieron acercarme lo suficiente para hacer las fotos. De otro modo, no habría podido ser, puesto que carezco del equipo necesario.
    También tiene una interpretación esta historia, que no creo que se ajuste al comportamiento de las libélulas.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Ana
    Sé que realmente entiendes la historia. Ojalá estuviese en mi mano poder ayudar, pero si está en mi mano y en la de todos nosotros tratar con dignidad y respeto a los demás.
    Creo que en demasiadas ocasiones la prisa, el interés propio, el miedo... nos impiden ver la fragilidad de nuestro entorno, la soledad en la que muchas veces nos encontramos los seres humanos, una soledad que es doblemente hiriente cuando se conjuga con la indiferencia.
    Gracias por no ser indiferente, tú que también tienes alma de libélula.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tus buenos deseos, Pilar.
    Un beso para tí también

    ResponderEliminar
  8. madre mia me parece increible que pudieras captar con tanta definición el detalle, qué maravilla. y envidio a las libélulas por ser libres y vivir despreocupadas (aparentemente)
    Querida acuario, en la rareza de la que hablas radica nuestro encanto, no cambies ¡please!

    ResponderEliminar
  9. jo ya me he imaginado a mi misma convertida en ilustración: una libélula con cara de pitu (una pituidea) pero ahora no puedo, tendré que dejarla aparcada. jo!

    ResponderEliminar
  10. una pitulibélula te está esperando en el blog pásate! jajaja

    ResponderEliminar
  11. ¡Son unas fotos increíbles, Inma!! Este verano hemos visto muchas libélulas, con ese vuelo inquieto que tú describes, pero no hemos conseguido fotografiar ninguna.
    Esa ha ido a buscarte y ha posado para ti, no hay duda. Atraes a las libélulas, las mariposas y cualquier día encuentras una mantis religiosa, tranquilamente en tu sofá.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  12. Pitu,
    la idea de la pitulibélula me parece genial.
    Voy corriendo a verla.

    ResponderEliminar
  13. Hola Inma,
    la verdad es que me costó mucho fotografiarlas, hasta que descubrí el truco del palito.
    Pero creo que sí, posó para mí.
    En cuanto a las mantis, he de confesarte que ya he encontrado varias, todavía no en mi sofá, pero si en una estanteria. Lamentablemente, no puedo dejar testimonio de ello.
    Volar libremente es uno de mis sueños, supongo que por eso me gusta fotografíar a quienes lo hacen y por eso me gusta volar, aunque sea con la imaginación.
    Un abrazo, Inma

    ResponderEliminar
  14. gracias por el voto (parezco una política) y gracias por los "dos" besos jejej cómo somos!!!

    ResponderEliminar
  15. http://hotel-emma.blogspot.com/2011/10/sarner-frontkampfer-auf-historischen.html?showComment=1320495821988#c8543093323773619640

    ResponderEliminar