Mis obras favoritas


Inma Valderas, "Entre el cielo y la tierra"





Admiro más a las personas que luchan por conquistar sus sueños, que a las que luchan por conquistar a sus enemigos, porque la lucha más dura, la victoria más difícil, es contra uno mismo.







sábado, 17 de septiembre de 2011

El mausoleo de Pirene



Cuenta la leyenda que una vez existió un rey de Iberia llamado Túbal. El rey tenía una hija muy hermosa, Pirene. La fama de su belleza se extendió y llegó a oídos de Gerión, un monstruoso pastor de tres cabezas, que decidió desposarse con ellla. El rey rechazó la propuesta de Gerión y, enfurecido, éste le atacó y le derrotó.
Antes de ser atrapada, Pirene huyó desesperada hacia el norte y se escondió en un monte bajo y áspero cerca del Mediterráneo, con la esperanza de escapar al monstruo, pero Gerión encontró pronto el rastro de la joven y bella Pirene, en contra de lo que ella esperaba; pero al no poder hallarla entre las mil cuevas y revueltas del monte decidió prenderle fuego y que allí terminasen los días de la princesa.

Volvía Hércules hacia Italia, cuando, al pasar sobre Iberia, vio una extensa humareda que se elevaba por el norte, y las voraces llamas que amenazaban con arrasar el monte. Se acercó a las llamas y cuál fue su sorpresa cuando oyó que de las mismas salía una voz de mujer que pedía socorro. Metió su brazo entre la hoguera y pudo sacar, moribunda, a la bellísima Pirene que, antes de exhalar su último suspiro, aún tuvo fuerzas para contarle a Hércules su historia.

Conmovido, Hércules, decidió enterrarla cuidadosamente en aquel mismo monte. Como era su deseo honrar la belleza y el valor de Pirene, empezó a coger con sus poderosas manos las rocas caídas y desechas por el incendio y las fue colocando de forma artística unas sobre otras para formar un gigantesco y maravilloso mausoleo: una hermosísima cordillera, en cuyo seno descasaría la hija de Túbal. La cordillera recibió el nombre de Pirineos en recuerdo de la desventurada princesa.



Otras leyendas cuentan que entristecida por su desgracia Pirene lloró y, de sus lagrimas, se formaron los ibones.

 
















 

14 comentarios:

  1. Aquí me tienes suspirando por unas vacaciones que se han ido... y por la belleza de esos paisajes. Parece que respiro mejor sólo de mirarlos.
    Bonita pero triste leyenda la de Pirene. No la conocía.

    ResponderEliminar
  2. Creo que me uniré a tus suspiros, sobre todo si pienso en lo que se nos viene encima.
    En realidad hay más de una versión sobre Pirene, pero en todas ellas, además de la princesa, aparece también Hércules.

    ResponderEliminar
  3. Bonita leyenda, pero ¿qué decir de esas fotografías? Transmiten frescura, silencio, hermosura, paz.... Transmiten justo lo contrario de lo que se respira en las aulas o patio de recreo de cualquier colegio, o justo lo contrario de lo que encontramos todos los días en la calle los que vivimos en grandes ciudades.
    ¿Qué remedio queda? Pues ir a buscarlas cada vez que se puede hacer una escapadita.
    Feliz comienzo de curso, Inma.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Edelia,
    como dices, tenemos que conservar esas imágenes, porque la realidad cotidiana se encarga de ir diluyéndolas como un azucarillo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Me traen muy buenos recuerdos tus preciosas fotos, Inma. Pero no conocía esa leyenda de Pirene y Hércules.
    Cuando vuelva (que seguro que lo haré), voy a mirar las montañas de otra manera.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  6. Los Pirineos son una belleza, pero es cierto que mirándolos a través de una leyenda un halo diferente los envuelve.
    Me encantan las explicaciones imposibles y fantásticas de las leyendas. De vez en cuando necesito dejar el pragmatismo, el empirismo y la realidad y observar las cosas con ojos mágicos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Yo tampoco conocía la leyenda. Y tus fotos la ilustran de maravillas.
    Espero que este comienzo de actividades no te aleje demasiado de tanta belleza y paz, que transmites desde aquí.

    ResponderEliminar
  8. Será difícil mantener la paz mucho más tiempo, pero intentaré mantener un pensamiento positivo. Desde este punto de vista cuando empiece el stres en grande, pensaré en la calma, la añoraré y la apreciaré todavía más, si cabe.
    Aquí en el Mediterráneo, aunque aún hace una temperatura de verano, ya empiezan a caer las hojas de algunos árboles.

    ResponderEliminar
  9. Gran homenaje de cataluña, y más con esa música, me ha cautivado.

    ResponderEliminar
  10. Bienvenido, Pedro.
    Muchas gracias por tu comentario.
    Las fotos están hechas en Boí y Aiguestortes.Se me olvidó ponerlo.

    ResponderEliminar
  11. Te pido disculpas, he leído demasiado rápido el nombre y lo he confundidocon Pedro.

    ResponderEliminar
  12. hola!!!!!!!!! bueno un tiempo despues de la entrada estoy aquí. las leyendas como te he leido, curioseando, le dan otro halo y eso de la necesidad de dejar de ser pragmática por un rato me pareció fantástico. la historia, triste como las grandes historias por otra parte y el paisaje, de una belleza...qué tal todo? yo, desaparecida, desaparecieron por un tiempo los "mensajes" "anónimos" jeje y con dos expos que tuve: una de un libro de artista, que tengo que subir fotos, y un "cuadrito" "ilustración" como lo quieras llamar que quise preparar para un concurso por el solo hecho de volver a coger un pincel!! y disfrutar! tú, qué tal?

    ResponderEliminar
  13. Yo voy tirando, Pitu.
    Pero la noticia ahora son esas exposiciones de las que me hablas y el "cuadrito".
    Últimamente te he echado de menos, pero no importa cuando se tienen de repente noticias tan gratas.
    Aunque no publiques nada en el blog, tienes que enviármelo por mail. Te tomo la palabra.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. SI QUIERES PARTICIPAR, PÁSATE POR EL BLOG Y LEE ATENTAMENTE LA CABECERA! JAJJAJA

    ResponderEliminar