Mis obras favoritas


Inma Valderas, "Entre el cielo y la tierra"





Admiro más a las personas que luchan por conquistar sus sueños, que a las que luchan por conquistar a sus enemigos, porque la lucha más dura, la victoria más difícil, es contra uno mismo.







lunes, 15 de agosto de 2011

Un paseo por el Sena



Por fin una hora de descanso: sólo observar y relajarme mientras, en un pequeño barco, surco las aguas del Sena.

 








Va desapareciendo la luz y, poco a poco, las riberas del Sena empiezan a llenarse de gente: algunos con mantelitos a cuadros y botellas de vino , otros con música, en parejas o en grandes grupos, la gente se prepara para disfrutar de la noche.




 Y, como no, la silueta del Puente de las Artes, donde las parejas cuelgan candados como símbolo de su amor. Después de" desaparecer" prácticamente en su totalidad hace apenas unos meses, vuelven a reclamar su espacio.



Ya ha anochecido cuando termina la travesía y, al volver al lugar de embarque, nos encontramos la sorpresa de la Tour Eiffel iluminada. 
 

Quizá mañana, con un poco de suerte, disponga de algunos minutos para poder ver una obra que he admirado desde mis tiempos de estudiante.



La Victoria de Samotracia
¡Lo conseguí!

7 comentarios:

  1. Qué hermoso paseo! Y las fotos son una delicia!
    La del puente con las siluetas como recortadas en el atardecer es maravillosa.
    Me ha encantado el recorrido. Y me alegra que hayas estado frente a la Victoria de Samotracia, parece que enfrentara al viento...qué belleza...
    besos.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que el paseo vale la pena. Se observa una parte de París desde otro ángulo y además es delicioso hacerlo al atardecer, cuando las orillas del Sena empiezan a animarse con gente y el crepúsculo aporta una luz tan especial.
    Respecto a la Victoria de Samotracia, solo puedo decir que mereció la pena la cola que tuve que hacer para entrar en el Louvre, aún sabiendo que no podría visitarlo por falta de tiempo. La obra te espera en lo alto de una escalinata, como tú dices, enfrentando al viento. Además, muy cerca, me dió tiempo a contemplar La Gioconda, algunas esculturas de Miguel Angel, pertenecientes a la tumba de Julio II, y alguna pintura italiana de Giotto o Mantegna.
    Pero ya sabes "tempus fugit". Intentaré volver para visitar el museo como se merece.

    ResponderEliminar
  3. Dije que volvería a Paris...tu paseo me ha echo recordar, hay lugares en el mundo que hay que volver a visitar. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. peeeerdon!!!, quise decir me "ha hecho"...lo siento.

    ResponderEliminar
  5. Pues espero que vuelvas y que tus recuerdos sean tan buenos como en la primera ocasión.
    No te preocupes por la "h", yo también me las como, o pongo de más y cuando me doy cuenta, ya lo he publicado.
    Besos para tí también

    ResponderEliminar
  6. volver a paris al arte de la ciudad y a la belleza de tu blog

    ResponderEliminar
  7. Volver a París creo que es un deseo común. Tanto de lo que disfrutar y tampoco tiempo para hacerlo.
    Me alegra que te guste el blog. Gracias por tu visita y por dejarme tu comentario.

    ResponderEliminar