Mis obras favoritas


Inma Valderas, "Entre el cielo y la tierra"





Admiro más a las personas que luchan por conquistar sus sueños, que a las que luchan por conquistar a sus enemigos, porque la lucha más dura, la victoria más difícil, es contra uno mismo.







lunes, 1 de agosto de 2011

París en dos días. ¡Oh mon Dieu!

º

Hace menos de un mes utilicé algunas imágenes de esta película de Pedro Almodovar, Mujeres al borde de un ataque de nervios, para gastar una pequeña broma a mis compañeros, puesto que este curso ha sido, en muchas ocasiones, de infarto.
Parece que la broma no era sólo válida para el trabajo, porque también me acompañó en mis minivacaciones de "cuatro" días en París.
¡Me voy a París cuatro días!. Primera afirmación errónea, porque en ese tiempo hay que incluir los desplazamientos que, prácticamente, se llevan por delante medio día. Si mis cálculos no fallan, medio más medio, me da: uno. De forma que realmente mi estupendo viaje de cuatro días queda reducido, en realidad, a tres o tres y un cuarto, si lo apuro.
Pero la cosa no podía quedar ahí, porque hay que recordar que la tostada siempre cae del lado de la mantequilla, así que si en ese calendario, ya de por sí ajustado, se puede colar un retraso, no dudes que lo hará. En fin, sólo fueron seis horas de retraso, debido a una avería en el avión, así que en el cómputo final, debo restar medio día más; total: dos días y medio. Si a eso le añadimos que otro medio día debía dedicarlo a llevar a mi hija a un concierto, que al fin y al cabo era el motivo real del viaje; eso hace un total de: dos días.
Pero como se suele decir hay que poner "al mal tiempo buena cara", tomar las cosas con humor y hacer lo posible por disfrutar de lo que se tiene, que en realidad es mucho.
Así pues, me dispuse a hacer una selección de la selección que ya había realizado y a disfrutar de los placeres del metro parisino. 


Y esto es lo que conseguí:


La Tour Eiffel
Sí, ya sé que es muy típico, pero dadas las circunstacias pensé que, al menos, podría ver París desde el cielo.

Trocadero
Paris y, elevándose al fondo, Montmartre coronado por el Sacré Coeur

El río Sena


La torre de Montparnasse

Cruzando el puente: L'ille de la Cité

Notre Dame



Gárgola de Notre Dame

Fuente de Saint Michel

Le Sacré Coeur

Calle de Montmartre


Place du Tertre

Place du Tertre

Place du Tertre

Continuará....

12 comentarios:

  1. Muchas Gracias por tu relato de viaje. No sabes cuánto te entiendo. A pesar de todo, creo que a esos dos días le has sacado el jugo!! Muy buenas las tomas fotográficas!
    En mi caso, hace años que se viene postergando ese dichoso viaje, pero imagínate que yo debo contar doce horas de avión, que si se le suman las dos pasadas por los aeropuertos y aduanas se van a quince horas, por lo menos.
    Después de una jornada así, mi día siguiente no cuenta, porque yo quedo literalemente muerta, me agota, porque no duermo en los viajes.
    Así que a medida que pasa el tiempo, estos cálculos me van quitando la energía para emprender el vuelo...y siempre opto por lugares más cercanos. Me lo sigo perdiendo...ya lo creo!
    ¿Cómo estuvo el concierto? Eso no lo cuentas, ojala tu hija lo haya disfrutado!!!
    Un beso grande Inma y vive tus vacaciones al máximo!

    ResponderEliminar
  2. El concierto estuvo muy bien, fuimos a ver "The Wall" y mi hija estaba encantada,¡no se lo podía creer!.
    Respecto a tu aplazado viaje, quizá deberías volver a planteártelo. Sinceramente creo que el lugar, en sí mismo, no es lo importante; lo realmente imortante es difrutar y descubrir, sea en el lugar que sea, pero si realmente te hace ilusión, ¿por qué no?. Claro que tendrías que tomártelo con un poco más de tiempo.
    Ah! y acuérdate de incluir en los cálculos que viajarías hacia el este.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola Inma! ¡Has reabierto el Hotel!

    Realmente dos días son pocos para visitar un lugar del que se tienen tantas referencias, imágenes e historias, pero tus fotos demuestran que les sacaste jugo. Me han interesado mucho las últimas, me encantaría pasear por la Place du Tertre...
    En estos días me he acordado de tí, estuve en el cine viendo la peli "Midnight in Paris" de Woody Allen. Se inicia con una sucesión de imágenes de París, las calles , la gente, la lluvia (parece que tú tuviste buen tiempo).Me pareció muy cercana, y pensé que seguro habrías recorrido alguna de esas calles.

    Gracias por tu punto de vista, y me alegro de que lo hayáis pasado bien.

    Un besazo, y a seguir disfrutando y descubriendo, aunque sea cerquita.

    ResponderEliminar
  4. Inma, perdona mi ignorancia, pero ¿qué quieres decir con que calcule que viajaría hacia el este, lo dices por la diferencia horaria?

    Respecto al viaje a Europa: me hace ilusión desde que yo era adolescente y mis padres se fueron a recorrerla de punta a punta durante cuatro meses.
    Con seguridad si algún día me decido a ir, será por un mes al menos, no me justifica hacer el viaje por menos tiempo.
    Respecto a The Wall: imagino que habrá estado espectacular!
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Hola Inma,
    Sí, ya estoy de vuelta, aunque a ritmo lento.
    Respecto al viaje: desde luego intenté sacarle el mayor jugo posible, de hecho pienso "torturaros", al menos, con dos entradas más.
    La Place du Tertre es bastante agradable, pero creo que poco tiene que ver con lo que fue en el pasado; aún así es bonito pasear por la plaza y las calles adyacentes, incluso convertidas en uno de los puntos donde más turistas hay por metro cuadrado (moi aussi).
    No sabes como me alegra que te hayas acordado de mi y sí, seguramente estaba recorriendo alguna de esas calles que tu veías en la película.
    Seguiré intentando descubrir y espero que tu también lo hagas.
    Besos, besos, besos...

    ResponderEliminar
  6. hola chica "relámpago" jeje y bienvenida!! yo fuí también una de aquellas que realizaron un viaje "al borde de un ataque de nervios" este verano (buenísima la foto): hace un par de semanas que nos fuimos, así, de golpe y "a lo que surja" (ohh libertad, querida libertad) a, eso sí, un lugar más cerca, a Tarifa. Tan intenso fue el viaje: desayuno en tarifa, tiendas, paseo, fotos incluidas, la maravillosa playa de Bolonia con tratamiento "spa" incluido (jjajaj, nos "emborrizamos" con el "barro" o "arcilla" "mágica" que desprendían unas piedras de allí, RECOMENDABLES 100% y gratuito...), almuerzo y cena y vuelta para casa. Todo en un día. Tan aprovechado fue el día que me sentí que había estado de vacaciones y al día siguiente estaba echa polvo. Cuando un sábado cualquiera se pasa como no quiere la cosa, éste fue excepcional, por eso pareció más largo de lo normal. Me imagino que tú también estirasteeeeeeeee al máximo tus 4-2 días. Me alegro que estés aquí de nuevo...bueno...egoistamente ¿no? ¿en realidad no debería alegrarme? jjejej ¿para dejar que siguieras de vacaciones? jajajaj bueno, me alegro que disfrutaras y descubrieras nuevos paisajes físicos y humanos...
    un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  7. hola de nuevo! parece mentira que las fotos que parecen postales las haya "vivido" uno (tú) ¿verdad? me alegro por tí, todos los viajes (grandes, pequeños o medianos...) son enriquecedores. Un beso!!

    ResponderEliminar
  8. Graciela:
    Lo de viajar hacia el este era un pequeña broma relativa al tiempo que tenemos que calcular para realizar los viajes. Recuerdo que cuando fuí a México cenamos en el avión y al llegar eran, de nuevo, las cinco de la tarde, así que tuvimos tiempo de llegar al hotel descansar y vestirnos, para volver a cenar. Fue, sin lugar a dudas, el día (literalmente) más largo de mi vida. En esa ocasión el viaje era en dirección oeste, por eso te hice el comentario, porque al viajar hacia el este el efecto es el contrario.
    Hablando de otro tema, no me extraña nada que te quedaran ganas de hacer un viaje como el de tus padres, debió ser fantástico.

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola Pitu!
    Está claro que lo tuyo también fue un viaje exprés, exprimido hasta la última gota.
    En mi caso, menos mal que hice fotos, porque así puedo ver las cosas con un poco de calma, porque allí, desde luego, de calma nada; bueno menos una hora, pero no te digo más porque la colgaré en el blog.
    En fin cuando no hay tiempo, hay que disfrutar de lo que se puede y cuando se puede, así que si hay que hacer viajes exprés, pues bienvenidos sean.
    Yo creo que si no vuelvo a viajar este verano, y parece lo más probable, me dedicaré a hacer pequeñas excursiones fotográficas.
    Ya veremos.
    Umm! eso que me has contado del barro, parece bastante apetecible ¿no?.
    Besos exprés

    ResponderEliminar
  10. si si, lo del barro no es ninguna broma. hace poco que habíamos visto en españa directo que en una playa de no recuerdo dónde la gente se embadurnaba con algo así y fíjate que yo creo que era este lugar. Si vas a la playa de Bolonia en Tarifa vete al final debajo de la duna (donde veas mucha gente agolpada! jajajaj) dale con una piedra o algo punzante a unas rocas que hay y moja con agua el polvillo que sale, te lo pones en todo el cuerpo pues el rato que consideres (yo lo tuve todo el camino de vuelta hasta donde teníamos la toalla y después un ratín) Te prometo que la piel se nos quedó suave suave con un brillo especial SPA TOTAL jajaja
    Otro beso exprés (como la vida misma)

    ResponderEliminar
  11. Da igual el tiempo que estés en París. Al final, el resultado es que quieres volver como sea. Yo no sé cuándo me saciaré de esta ciudad llena de arte y de encanto (ese "je ne sais quoi" que no se puede definir), porque he estado ya varias veces (cuatro, para ser exacta), y siempre tengo ganas de más. Ahora mismo, sin ir más lejos, después de ver tus estupendas fotos, ya me está entrando de nuevo el gusanillo parisino... Volveremos, Inma, no lo dudes!!! Besos.

    Por cierto, una curiosité: Esos garçons con boina de Chez Eugène eran un reclamo para el público femenino??? Oh là là... ;)

    ResponderEliminar
  12. Cuanta razón tienes. Este viaje relámpago solo ha servido para saber que me quedan muchas cosas por descubir en Paris. Espero que tengas razón y que volvamos de nuevo a pasear por sus callesy ha disfrutar de "une tartine" con roquefort y de una copa de champagne mientras observamos el precioso edificio de la Opera, iluminado, en la tranquilidad de la noche.
    En cuanto a los garÇons, no se si eran un reclamo para el público femenino, pero cuando vi la escena, no pude evitar la tentación de darle al disparador de la cámara.
    Au revoir mon amie et profiter des vacances (o algo así).

    ResponderEliminar