Mis obras favoritas


Inma Valderas, "Entre el cielo y la tierra"





Admiro más a las personas que luchan por conquistar sus sueños, que a las que luchan por conquistar a sus enemigos, porque la lucha más dura, la victoria más difícil, es contra uno mismo.







domingo, 1 de mayo de 2011

El miedo




El miedo

Una mañana, nos regalaron un conejo de indias. Llegó a casa enjaulado. Al mediodía, le abrí la puerta de la jaula.
Volví a casa al anochecer y lo encontré tal como lo había dejado: jaula adentro, pegado a los barrotes, temblando del miedo de la libertad.

Eduardo Galeano, "El libro de los abrazos"


12 comentarios:

  1. ¿abrazado al miedo? si, verdaderamente, el miedo al abismo, al futuro, a lo desconocido. Pero el miedo no te deja avanzar!!!! yo también tengo miedos (como los que una niña pequeña puede tener)como ese conejillo de indias...lo reconozco, pero la vida no para de confirmarme que siendo valiente es como se consiguen las cosas, no hay más remedio, es un rollo, lo sé, yo más de una vez me habría quedado en mi cascarón protegida...pero hay que encararle a la vida y a nuestros propios miedos, hay que seguir adelante y saltar este tipo de obstáculos.... a veces hasta nos llegamos a sorprender de los valientes que podemos ser (a veces incluso solo "por supervivencia") me gustó la foto...y la entrada (vaya, me hizo pensar en mis miedos...)

    ResponderEliminar
  2. Sí, el miedo resulta paralizante. Quizá por eso seguimos funcionando como lo hacemos (la sociedad), porque aunque no nos gusten muchas de las cosas que están ocurriendo, tenemos miedo a lo que podría pasar si nos enfrentaramos a ellas. El miedo individual es también, en este caso, un mismo miedo colectivo.
    En realidad te estoy contestando con una parte del contenido de la siguiente entrada, pero como no está terminada, y no se si lo estará alguna vez...

    ResponderEliminar
  3. Inma, qué fotografías más bonitas. Tanto éstas, como las de tu entrada anterior son preciosas. Te superas de día en día.
    ¡Oh, el miedo! ¿Quién no lo siente? Claro, es un mecanismo de protección. Por eso sentimos miedo al fracaso, al rechazo, a la pérdida, a los cambios...
    ¡Cuántos miedos! La pena es que no siempre es real el miedo, a veces es sólo un miedo supuesto....
    Un abrazo y feliz regreso al "duro trabajo".

    ResponderEliminar
  4. de todas formas dile a tu conejillo de indias, que quien arriesga, gana!!! (a ver si eso le anima...) qué de acuerdo estoy en lo de "paralizante" hotel existencia.

    ResponderEliminar
  5. Hola Edelia,
    espero que hayas disfrutado de tus vacaciones.
    Me alegra que te gusten las fotografías, como ves, lo sigo intentando.
    El miedo es miedo, Edelia y siempre es real para aquel que lo siente.
    En fin, mañana volveremos como tu dices al "duro trabajo". Ese no me da miedo, pero me da una pereza terrible.
    Por cierto, a ver si ahora puedo entrar a ver a tu tuareg, porque el primer día que lo intenté, y los siguientes, accedía a la entrada anterior. Serán los misterios de internet.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Animaré al conejillo de tu parte, Pitu.

    ResponderEliminar
  7. Yo tenía dos periquitos cuando era pequeña. Una noche, el macho se escapó (todavía no entiendo cómo). En cambio, la hembra permaneció en la jaula. Me llevé uno de los disgustos más grandes de mi vida. Imagina mi sorpresa cuando, al día siguiente, me encontré al macho tranquilamente cantando sobre la jaula. ¿Le dio miedo la libertad? ¿Echaba de menos a su chica? Nunca lo sabremos. Curiosamente, a las pocas semanas, volaron los dos y nunca más volvieron. Quizás el miedo a la libertad sea menor en compañía.
    Cuando te apetezca nos escapamos juntas a darnos un garbeo.

    ResponderEliminar
  8. Acepto encantada la invitación para el garbeo.

    ResponderEliminar
  9. Hermosísimas tus fotos.
    Fantástico Galeano, como siempre.
    Certera reflexión la tuya: vivimos con miedo, sí.De ello se encargan, con esmero, los que nos gobiernan y nosotros aceptamos continuar en la jaula , pese a que la puerta está abierta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Es cierto, seguimos en la jaula. ¿Por qué aceptamos? ¿No significa esa aceptación que, en el fondo, es lo que queremos, pero no somos capaces de asumir la responsabilidad?

    ResponderEliminar
  11. Hola Inma!
    Gracias por traer mis arboledas a tu cálido rincón.
    Crecerán muy felices mientras estén aquí...en tan grata compañía: se escucha Para la libertad y en el último post resuenan las palabras de Galeano...
    Un gran beso!

    ResponderEliminar
  12. Gracias a tí por prestármelas.
    La verdad es que están estupendas.
    Las cuidaremos bien, no te preocupes.
    Besos

    ResponderEliminar