Mis obras favoritas


Inma Valderas, "Entre el cielo y la tierra"





Admiro más a las personas que luchan por conquistar sus sueños, que a las que luchan por conquistar a sus enemigos, porque la lucha más dura, la victoria más difícil, es contra uno mismo.







sábado, 15 de enero de 2011

Las lágrimas de Van der Weyden




El dolor callado, contenido, se desborda de forma inevitable en esas lágrimas que brotan sin esfuerzo de unos ojos tristes y resignados.




12 comentarios:

  1. Preciosos lienzos.¿Puede pedirse mayor realismo a esas lágrimas? Sólo mirarlas enternecen...
    Y es que una lágrima parece decir adios a lo que los ojos sentían antes de llorar. Porque después de llorar nada es igual que antes. Todo cambia después de una lágrima: cambia el dolor, cambia la alegría, cambia la fe en algo o en alguien, cambia la amistad, cambia el amor....
    Porque el poder de la lágrima es tan fuerte, tan poderoso, que cambia también a quien la llora...
    Un abracito con cariño.

    ResponderEliminar
  2. Reparas en las bellas y tristes lágrimas, que es uno de los tantos detalles que contiene esta maravillosa obra.
    Pero lo que a mí me impresiona es su composición: la armonía de las formas (manos, pliegues, posturas...), el ritmo que generan las figuras en diagonal, el equilibrio de los colores utilizados. Simetría y perfección, no hay nada dejado al azar.
    Sin dudas, una pintura genial.

    ResponderEliminar
  3. Edelia,
    creo que entiendes mucho de lágrimas. En cierto modo creo que si somos distintos después de llorar. Cuando no puedes contener las lágrimas por mucho empeño que le pongas, creo que ha llegado el momento de dejar que fluyan, de no oponer resistencia a su liberación. Llorar no soluciona nuestros problemas, sin embargo nos libera, momentáneamente, de esa tensión insoportable.
    Gracias por ese abrazo cariñoso que es muy bienvenido. Un abrazo para ti también.

    ResponderEliminar
  4. Graciela:
    Reparar en las lágrimas es sólo una cuestión simbólica, por lo demás estoy totalmente de acuerdo contigo. El detallismo característico de la pintura flamenca, en la que no resulta dificil diferenciar una tela brocada de un terciopelo, el visón, las gasas o los encajes; se unen en esta obra a una composición pensada al milímetro. El mero hecho de elegir un fondo plano, como una hornacina y encajar en el las figuras, muestra el interés del autor por resaltar únicamente la escena y a sus protagonistas. Las figuras tienen una volumetría prodigiosa, escultórica. Este detalle y el tratamiento de los plieges y de algunas posturas me recuerda inevitablemente a lo que harán posteriormente otros autores, como Miguel Ángel.
    La pintura flmenca puede gustar, o no, pero lo que me parece imposible es que la contemplación de esta obra, sobre todo cuando la ves en directo, deje a nadie indiferente.
    Coincido contigo, genial.

    ResponderEliminar
  5. Pues sí que me ha impresionado. Al ver la obra completa al principio no podía advertir esos detalles.
    El realismo y delicadeza de las lágrimas es increíble.
    Está claro que para poder disfrutar y comprender una obra así, no podemos ir con prisas. Así que me acomodo en un sillón de tu Hotel, con información acerca de éste pintor.

    Un abrazo grande, Inma

    ResponderEliminar
  6. Hola Inma,
    es un placer verte por aquí. La obra es, sin duda, fantástica. Para disfrutarla mejor, nada como verla in situ, así que ya sabes si pasas por El Prado, no dejes de hacerle una visita.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Creo que son lágrimas reales que quedaron eternizadas en el lienzo y la historia...dan tentaciones de tocarlas, verdad?.Lágrimas,expresiones,color y composición de uno de los grandes maestros de la pintura flamenca. Gracias por recordarlo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Pilar,
    que alegría verte por aquí, de nuevo.
    Es cierto, son lágrimas reales. Nada mejor que recurrir a grandes obras cuando no se quieren formular palabras que expresen los sentimientos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. como un manantial...se me ocurrió pensar en la naturaleza necesaria y irremediable de este tipo de lloro en algunas ocasiones decisivas de nuestras vidas y lo positivo, la sensación casi placentera (y agotadora) después de satisfacer esa necesidad.

    JEJE sí volví de nuevo, estaba-estoy muy perdida en mi eterna faceta de eterna estudiante...A ver cuánto me puedo quedar esta vez..jeje pero me encantó tener este tipo de visitas tan pronto, se siente uno acompañada en este virtual mundo donde sí parece que existen los sentimientos aunque no lo parezca, reconfortante.

    qué tal va todo???

    ResponderEliminar
  10. creo que estuve muy trascendental...es que hoy estoy malilla y debo estar penosa...

    ResponderEliminar
  11. Pues no sabes como envidio esa faceta tuya de eterna estudiante. En realidad todos tenemos que ser estudiantes eternos, pero añoro el tiempo para dedicarme a ello.
    Cuídate

    ResponderEliminar
  12. efectivamente, o la vida profesional o nuestras inquietudes personales, nos obligan a ser eternos estudiantes. Pero en mi caso, aunque me ha dado muchas satisfacciones personales, necesito compaginarlo con trabajo o aplicarlo. Pero sobre todo, necesito empezar una nueva etapa. Mientras, no paro de repetirme: ya queda poco, ya queda poco...Consciente de que SEGURO después, cuando no pueda, lo echaré de menos.

    un beso!!!!!

    ResponderEliminar