Mis obras favoritas


Inma Valderas, "Entre el cielo y la tierra"





Admiro más a las personas que luchan por conquistar sus sueños, que a las que luchan por conquistar a sus enemigos, porque la lucha más dura, la victoria más difícil, es contra uno mismo.







viernes, 15 de octubre de 2010

Mi otoño no es rojo


http://www.diariodelviajero.com/
 En la entrada anterior intentaba ilustrar  el inicio del otoño  y un comentario al post llamó mi atención: mi amiga Graciela (http://gracielabello-art.blogspot.com/) comentaba lo atípico de las imágenes, que mostraban unos árboles llenos de hojas verdes, frente a la imagen típica del otoño en la que predominan las tonalidades rojizas y ocres.
Es cierto, pensé, no es la imagen típica del otoño. Típica y tópica, porque nunca mi otoño ha estado teñido por esos colores. ¿Cómo es mi otoño? Cuando respondí a ésta pregunta una imagen radicalmente diferente del tópico se abrió ante mis ojos.  Ignorada por cotidiana, asumida, interiorizada y por ello, tal vez, menos llamativa a mis sentidos, pero real,  más auténtica para mi que una nube de deliciosas hojas rojas envolviendo el troco de los árboles. Cuando pensé en el otoño, lo primero que formulé fueron estas palabras:

Mi otoño no es rojo.
En mi otoño,  los campos de arroz abandonan el verdor del verano por el color pajizo que indica su madurez, su disposición a ser cosechados.
En mi otoño las granadas, jugosas y sugerentes,  dejan paso a los caquis que con su color naranja intenso y rojo adornan un precioso árbol de anchas y verdes hojas.
En mi otoño los olivos rebosan, esperando que sus frutos se conviertan en dorado nectar .... y los campos verdean con brócolis,cardos, coles, calabazas, alchofas...,
Mi otoño, es un otoño rico en frutos y mientras esperan a ser cosechados, las naranjas se preparan, todavía verdes y pequeñas, para decorar los árboles como bolas de Navidad, como precursoras del invierno, al que todavía adornarán con su colorido, prolongándose incluso hasta los albores de la primavera.
A lo largo de la semana, las hojas caídas de los árboles alfombran el asfalto y un cortejo de edificios y vehículos me acompañan hacia mi destino; pero los sábados, mi mañana amanece envuelta en un manto verde formado por miles de naranjos y a lo lejos se vislumbra el resplandor manso de las aguas de la Albufera. Un poco más lejos, la línea del mar se confunde con el horizonte.
Todo esto es mi otoño.

http://www.eduardonave.com/
 Campos de arroz al inicio del verano, cuando empiezan a cubrirse de color verde

Cosechando el arroz
Trabajos de acondicionamiento de la tierra, ya en octubre. Después se sembrará la nueva cosecha y los campos permanecerán inundados de agua, como grandes láminas especulares, hasta que el naciente arroz despunte, de nuevo, en el horizonte.




10 comentarios:

  1. ¡Qué bonito! Ese otoño también es el mío. Y me encanta.

    ResponderEliminar
  2. Creo que compartimos un precioso otoño.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué razón tienes! Ese es también el otoño con el que me identifico ahora: los naranjos verdes, esa linea del mar.
    Y el que antes me acompañó muchos años tampoco era rojo, era un mar verde -plateado de olivos hasta dónde alcanzaba la vista.
    Otros preciosos colores de otoño.

    Un besazo y GRACIAS

    ResponderEliminar
  4. Ahora comprendo poque los olivos están tan presentes en tu pintura. Hay que vivirlos para poder pintarlos como tú.
    Me alegra compartir el otoño contigo.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. ¡Gracias por tu visita! También conozco Las Rias Altas, las he visitado ya en tres ocasiones.¡Bellísimas! Toda Galicia me parece bonita, pero cuando Galicia se asoma al mar, me gusta doblemente.En esta ocasión el mar de Galicia estaba "bravo",con grandes olas y viento, pero hasta eso me pareció que aumentaba la belleza de sus costas...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Otoño es cambio de vestimenta es camino hacia la primavera ...es hermoso tu otoño me hiciste vivirlo entre las letras que son luz del amanecer me encanto estas líneas “Mi otoño, es un otoño rico en frutos y mientras esperan a ser cosechados, las naranjas se preparan, todavía verdes y pequeñas, para decorar los árboles como bolas de Navidad, como precursoras del invierno, al que todavía adornarán con su colorido, prolongándose incluso hasta los albores de la primavera.” Y las fotografías que lo acompañan ...un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Hola!
    Bienvenida a mi Hotel. Me encanta que te guste "mi otoño".
    Tienes muchas razón, el otoño es cambio de vestimenta...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. realmente es muy lindo "tu" otoño, a ver si un año puedo acercarme a ese otoño tan diferente y nuevo para mi, mientras tanto me quedo disfrutando de tus fotos y mirando por la ventana "mi" otoño rojo, que también tiene su encanto :o).

    Un abrazo Inma.

    ResponderEliminar
  9. Palabras Andantes:
    Todos los otoños tienen su encanto, si el tuyo es rojo, da por hecho que a mi me entusiasma, aunque sólo pueda disfrutarlo en fotos.¡Séría tan bonito poder recorrerlos todos! y disfrutar de sus colores, de sus olores, de sus gentes... De momento lo único que puedo hacer es seguir soñando.
    Un abrazo para ti también Belky

    ResponderEliminar
  10. TE HAN DEJAO UN REGALO EN MI BLOG.

    ResponderEliminar