Mis obras favoritas


Inma Valderas, "Entre el cielo y la tierra"





Admiro más a las personas que luchan por conquistar sus sueños, que a las que luchan por conquistar a sus enemigos, porque la lucha más dura, la victoria más difícil, es contra uno mismo.







miércoles, 25 de agosto de 2010

Tres mil kilómetros

Viajar, viajar, sin parar, como una necesidad vital. Recorrer pueblos y paisajes y devorarlos con avidez, con una sed insaciable que sólo amainó después de varios días.

Un recorrido frenético que me dejó exhausta, pero satisfecha. Tuve poco tiempo para saborear los lugares por los que pasaba y, sin embargo, disfrute cada momento como si fuera único, de hecho lo fue.
Durante tres mil kilómetros se sucedieron los paisajes y las gentes, en un recorrido que me llevó a atravesar la meseta castellana, las sierras portuguesas, las ciudades con sabor de leyenda: desde el norte, donde las aguas del Atlántico son frías y agitadas, hasta el soleado y caluroso sur, atravesando después tierras andaluzas de regreso a casa.
Estas son algunas de las imágenes que dan muestra del recorrido. La calidad no es muy buena, pero pese a ello, espero que os guste.

Salamanca

Oporto
 




Braga





Coimbra







Lisboa















Belem





Cascais




Sintra




Faro y Tavira




8 comentarios:

  1. ¿gustarnos? ha sido maravilloso, casi que me sentí disfrutando el viaje como si lo hubiera vivido en mis propias carnes. Hace un par de años estuve en el Algarve y nos acercamos a Lisboa que no la conocía y me pareció sacada de un cuento, recuerdo con gran añoranza aquél viaje que sólo duró 4 dias pero supieron a mucho más. Los viajes son reconstituyentes, por eso son necesarios, espero que con él te hayas rescatado como comentabas con el grabado. Decías que te inquietaba mi grabado y paradójicamente me inquietaste tú a mí...lo que es la vida. Yo estoy en ello, no parece que vaya mal la cosa, me refiero al rescate (jaja), ahora ando "perdida" en un cruce de caminos inquieta por decidir el camino acertado...jeje

    Cuídate y si quieres hacerme una visita ya sabes por donde ando. Un abrazo. Pitu.

    ResponderEliminar
  2. Hola Pitu,
    Cómo me alegra tú visita. Realmente ha sido un viaje reconstituyente, bastante improvisado y sorprendente.
    No te preocupes, creo que nos inquietamos mutuamente, quiza porque ambas somos Acuario. En ocasiones creo detectar en tus comentarios y en tus obras una lucha interior entre dos aspectos de tú personalidad, no se si estoy en lo cierto, pero en cualquier caso me indentifico con ello.
    Respecto al cruce de caminos que mencionas, espero que salgas pronto de la duda.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me encantó el recorrido, que detallas muy bien con tan lindas fotos. De verdad que parece extenuante: mucho para ver, mucho para disfrutar!
    Pero nadie te quita lo bailado!
    Esa imagen que parece ser la puerta de Lisboa, con los dos pilares que salen del mar, me ha impresionado, muy bella.
    He dicho hace poco que París es un sueño pendiente, también lo es para mí Portugal, creo que visitarla sería como entrar en un cuento de hadas...
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. ¡Madre mía! Pues sí que has hecho un buen estreno de esa nueva cámara!!! Preciosas fotos que hacen ver claramente lo que has disfrutado en este viaje. Ya te diré personalmente las que más me gustan... que son muchas!
    Un abrazo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  5. Hola Graciela,
    como muy bien dices: "nadie me quita lo bailaó". Sí, ciertamente el recorrido fue extenuante, pero era casi una necesidad que transcurriera de este modo.
    La imagen que te ha gustado, también me impactó a mi. Acababa de llegar prácticamente a Lisboa y me encontré con el Tajo que, en su desembocadura, abarca una anchura considerable. Yo estoy acostumbrada a la visión de pequeños ríos, algunos prácticamente sin agua, pues en verano su caudal desciende hasta ser casi inexistente y, de pronto, me encontré con lo para mi era una gran masa de agua en su camino hacia el mar. Imposible no hacerle una fotografía.
    Viajar me parece tan importante que no importa donde vayas, sólo ir, el viaje en sí mismo es lo esencial y, sobre todo, el ánimo con el que se emprende.
    Yo también tengo pendiente un viaje a Paris, quién sabe, igual nos cruzmos en sus calles, sin ser siquiera consientes de ello.
    Espero que cumplas tus sueños
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tus ánimos Mermaid. Aunque alguna de las fotos creo que no quedó mal, en general el resultado no es bueno. Creo que con un poco de práctica conseguiré mejorarlo. En cualquier caso, tampoco me puedo quejar,cuando inicié el viaje lo único que sabía era encender la cámara y darle al botón de disparo. Poco a poco fuí aprendiendo algo más, pero en su mayoría aún es un misterio para mí.
    Ya me dirás que fotos son las que te gustan, seguro que en más de una coincidimos.
    Por cierto, se me ha ocurrido un proyecto que quizá podríamos realizar en común y que, por supuesto está relacionado con la fotografía. Ya te contaré. Sabes que en el fondo soy una mente inquieta.
    Abrazos con aroma a mar.

    ResponderEliminar
  7. Hermoso viaje y hermosas fotos.
    Ya veo que tú tampoco te conformas con vivir en la pecera (La elegancia del erizo) y quieres ir más allá.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que permanecer nadando en círculos y mirando a través del cristal no es muy alentador así que, sí, es mejor salir de la pecera y correr el riesgo de perderte en el ancho mar. Puedes perderte, encontrarte o...
    Saludos

    ResponderEliminar