Mis obras favoritas


Inma Valderas, "Entre el cielo y la tierra"





Admiro más a las personas que luchan por conquistar sus sueños, que a las que luchan por conquistar a sus enemigos, porque la lucha más dura, la victoria más difícil, es contra uno mismo.







lunes, 12 de abril de 2010

La España de charanga y pandereta


A lo largo de esta semana, y pese a mi ostracismo voluntario, no he podido evitar que una parte del exterior se colara en mis habitaciones. Entre noticias de fútbol y otras exquisiteces, presto atención a la voz de una presentadora que anuncia el proceso al que se va a someter al juez Garzón, acusado de prevaricación.
La querella contra Garzón la han interpuesto el sindicato Manos Limpias, ultraderechista (no sé quien eligió el nombre), y Falange Española de las JONS.
El motivo: la intención de Garzón de investigar las desapariciones de personas durante al franquismo.
Increíble, pero cierto. Pero lo realmente increíble, no es que dos agrupaciones de ultraderecha se querellen por este motivo, lo más penoso, lo inadmisible, es que haya jueces, como Varela, que admitan esa querella a trámite.
Parece que hay cosas que se repiten incansablemente, por eso hay palabras que pese al tiempo, siguen teniendo validez. Nadie mejor que Antonio Machado para explicar la situación.


El mañana efímero

La España de charanga y pandereta,
cerrado y sacristía,
devota de Frascuelo y de María,
de espíritu burlón y de alma quieta,
ha de tener su mármol y su día,
su infalible mañana y su poeta.

El vano ayer engendrará un mañana
vacío y ¡por ventura! pasajero.
Será un joven lechuzo y tarambana,
un sayón con hechuras de bolero,
a la moda de Francia realista
un poco al uso de París pagano,
y al estilo de España especialista
en el vicio al alcance de la mano.

Esa España inferior que ora y bosteza,
vieja y tahur, zaragatera y triste;
esa España inferior que ora y embiste
cuando se digna usar de la cabeza,
aún tendrá luengo parto de varones
amantes de sagradas tradiciones
y, de sagradas formas y maneras;
florecerán las barbas apostólicas
y otras calvas en otras calaveras
brillarán, venerables y católicas.

El vano ayer engendrará un mañana
vacío y ¡por ventura! pasajero,
la sombra de un lechuzo tarambana,
de un sayón con hechuras de bolero,
el vacuo ayer dará un mañana huero.

Como la náusea de un borracho ahíto
de vino malo, un rojo sol corona
de heces turbias las cumbres de granito;
hay un mañana estomagante escrito
en la tarde pragmática y dulzona.

Mas otra España nace,
la España del cincel y de la maza,
con esa eterna juventud que se hace
del pasado macizo de la raza.

Una España implacable y redentora,
España que alborea
con un hacha en la mano vengadora,
España de la rabia y de la idea.

Antonio Machado, Campos de Castilla

Por supuesto, siempre nos queda el humor



2 comentarios:

  1. La defensa de Garzón es un acto cívico de defensa de la democracia. Todavía hay algunos por ahí que no quieren ni oír hablar de “la memoria histórica”. ¿Por qué será?

    Hoy he estado a punto de publicar el manifiesto que circula por los medios en apoyo a Garzón. Como te me has adelantado, aprovecho para colocarlo aquí como complemento a tu excelente y completo post.

    El juez Baltasar Garzón ha ejercido una justicia de forma continuada y valiente durante veinte años en la Audiencia Nacional, comprometida con la defensa de los derechos humanos en España y en el mundo contra dictadores, terroristas, corruptos y enemigos de la democracia.
    El juez Baltasar Garzón ha sido uno de los principales promotores del desarrollo en España del principio de Justicia Universal.
    El juez Baltasar Garzón es víctima de una campaña promovida por sectores de extrema derecha, Falange Española y Manos Limpias, con una sorprendente connivencia de algunos sectores progresistas.
    El proceso contra el juez Baltasar Garzón es en realidad un juicio sumario contra los defensores de la Democracia, la Justicia y los Derechos Humanos y a favor de la impunidad de crímenes muy graves de carácter internacional.
    El juez Baltasar Garzón está siendo juzgado por una sala del Tribunal Supremo en la que la mayoría de sus miembros juraron lealtad al Movimiento Nacional del franquismo.
    Una sentencia adversa al juez Baltasar Garzón, tras agotar las instancias judiciales españolas, acabaría probablemente con una superior sentencia condenatoria del Tribunal Europeo de Derechos Humanos contra el Estado español.
    El juez Baltasar Garzón representa el modelo de justicia basado en la defensa de los Derechos Humanos conforme con su Derecho Internacional que millones de ciudadanos y víctimas reclaman en todo el mundo.
    Ya en 2008 el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas recomendó al Estado español la derogación de la preconstitucional Ley de Amnistía de 1977.
    Este caso vuelve a demostrar la necesidad de la Justicia Internacional. Incluso España, el país que intentó procesar al dictador Pinochet, es incapaz de juzgar su propia dictadura. Y quien lo intenta, es juzgado por ello.

    ResponderEliminar
  2. Hola Máximo,
    muchas gracias por completar esta entrada.
    La verdad es que todo esto resulta un tanto absurdo.Espero que el poder judicial sea realmente independiente, echo que empiezo a dudar.
    Incluso teniendo en cuenta la Ley de Amnistía de 1977, no creo que haya ningún motivo que impida investigar sobre delitos históricos y sacarlos a la luz. Otra cuestión es que no se pueda condenar a nadie por ellos.

    ResponderEliminar