Mis obras favoritas


Inma Valderas, "Entre el cielo y la tierra"





Admiro más a las personas que luchan por conquistar sus sueños, que a las que luchan por conquistar a sus enemigos, porque la lucha más dura, la victoria más difícil, es contra uno mismo.







jueves, 22 de abril de 2010

La Tierra herida


Hoy es el Día de la Tierra. Creo que es el mejor momento para recomendar la lectura de algunos libros, como el que da nombre a esta entrada, "La Tierra herida. ¿Qué mundo heredarán nuestros hijos?",cuyos autores son: Miguel Delibes, recientemente fallecido y su hijo, Miguel Delibes de Castro (científico).


En esta obra, Miguel Delibes entabla un diálogo, con su hijo, sobre los problemas medioambientales que le preocupan, algunos desde hacia ya muchos años: Cambio climático, desaparición de especies, escasez de agua...

También podemos recordar el libro "El mundo sin nosostros", en el que se especula sobre lo que pasaría en la naturaleza y el medio ambiente si los humanos desaparecieran de repente. Escrito por el periodista estadounidense Alan Weisman, y publicado en su edición norteamericana por St. Martin’s Thomas Dunne Books. El libro es una versión extendida del artículo “La tierra sin personas”, publicado originalmente en la revista Discover, de febrero de 2005.

El análisis de Weisman se enfoca en dos temas: ¿cómo la naturaleza reaccionaría a la desaparición de humanos y qué legado de los humanos quedaría?



Otra versión


Si a alguien le interesa, en Youtube se puede encontrar un documental "La vida sin nosotros", que especula sobre lo que ocurriría si la Tierra dejase de estar habitada por los seres humanos.
Está más que demostrado que los humanos somos una gran plaga, pero, en cualquier caso, "La naturaleza sigue su curso"

Con, o sin nosotros

lunes, 12 de abril de 2010

La España de charanga y pandereta


A lo largo de esta semana, y pese a mi ostracismo voluntario, no he podido evitar que una parte del exterior se colara en mis habitaciones. Entre noticias de fútbol y otras exquisiteces, presto atención a la voz de una presentadora que anuncia el proceso al que se va a someter al juez Garzón, acusado de prevaricación.
La querella contra Garzón la han interpuesto el sindicato Manos Limpias, ultraderechista (no sé quien eligió el nombre), y Falange Española de las JONS.
El motivo: la intención de Garzón de investigar las desapariciones de personas durante al franquismo.
Increíble, pero cierto. Pero lo realmente increíble, no es que dos agrupaciones de ultraderecha se querellen por este motivo, lo más penoso, lo inadmisible, es que haya jueces, como Varela, que admitan esa querella a trámite.
Parece que hay cosas que se repiten incansablemente, por eso hay palabras que pese al tiempo, siguen teniendo validez. Nadie mejor que Antonio Machado para explicar la situación.


El mañana efímero

La España de charanga y pandereta,
cerrado y sacristía,
devota de Frascuelo y de María,
de espíritu burlón y de alma quieta,
ha de tener su mármol y su día,
su infalible mañana y su poeta.

El vano ayer engendrará un mañana
vacío y ¡por ventura! pasajero.
Será un joven lechuzo y tarambana,
un sayón con hechuras de bolero,
a la moda de Francia realista
un poco al uso de París pagano,
y al estilo de España especialista
en el vicio al alcance de la mano.

Esa España inferior que ora y bosteza,
vieja y tahur, zaragatera y triste;
esa España inferior que ora y embiste
cuando se digna usar de la cabeza,
aún tendrá luengo parto de varones
amantes de sagradas tradiciones
y, de sagradas formas y maneras;
florecerán las barbas apostólicas
y otras calvas en otras calaveras
brillarán, venerables y católicas.

El vano ayer engendrará un mañana
vacío y ¡por ventura! pasajero,
la sombra de un lechuzo tarambana,
de un sayón con hechuras de bolero,
el vacuo ayer dará un mañana huero.

Como la náusea de un borracho ahíto
de vino malo, un rojo sol corona
de heces turbias las cumbres de granito;
hay un mañana estomagante escrito
en la tarde pragmática y dulzona.

Mas otra España nace,
la España del cincel y de la maza,
con esa eterna juventud que se hace
del pasado macizo de la raza.

Una España implacable y redentora,
España que alborea
con un hacha en la mano vengadora,
España de la rabia y de la idea.

Antonio Machado, Campos de Castilla

Por supuesto, siempre nos queda el humor



viernes, 2 de abril de 2010

Para Graciela y su amiga Manuelita

Las jirafas no saben nadar


Las jirafas no saben nadar
pero Cuellolargo,
la jirafa más alta de la selva
se salvó de la inundación
sin ningún medio de
locomoción

LLovía torrencialmente.
No llovía, diluviaba
lo que nadie se imaginaba.
Un viento huracanado
le azotaba en el costado.
Gacelas huyen a saltos.
Tigres y felinos
a los árboles altos.

Del susto y de la humedad
la jirafa cogió anginas
(casi dos metros de anginas).

La selva era un lago bello,
la jirafa se salvó
al llegarle el agua al cuello.


El gusano sano


Era un gusano
muy sano
-nunca tosía-.

Era un gusano
muy sano
- sólo tejía-.

Sano y enano
el gusanito era
-sólo comía
hojas de morera-.

El gusanito
no quería ser lo que era,
lloraba y lloraba
lágrimas de seda.

Se escondió en su capullo
para que nadie lo viera
-llorar-.

El gusanito
no quería ser gusano,
quería ser otra cosa.

Su deseo fue realizado,
se convirtió en mariposa.

-¡Seré mariposa blanca,
porque al revolotear
quiero ser y parecer
palomita de la paz!

(Cuando se desea mucho una cosa,
se consigue la cosa, hermosa.)


¡Cu-cú!


Cu-cú, cantaba la rana;
cu-cú, debajo del agua.

Cu-cú, pasaba un tendero.
Cu-cú, vendiendo carero.

Cu-cú, asomó la cabeza.
Cu-cú ,quería cerveza.

Cu-cú, yo quiero lentejas.
Cu-cú, comida de viejas.

Cu-cú, yo quiero rosquillas.
Cu-cú, comida de pillas.

Cu-cú, yo quiero galletas.
Cu-cú, valen dos pesetas.

Cu-cú, ¡qué vida más cara!
Cu-cú, me meto en el agua.


Gloria Fuertes
Ilustraciones: Margarita Menéndez
Fuente: El Gran Libro de los Animales
Editorial: Susaeta


Espero que te guste. Transmítele mis saludos a Manuelita y, por supuesto, mi admiración.
Un beso para ambas.