Mis obras favoritas


Inma Valderas, "Entre el cielo y la tierra"





Admiro más a las personas que luchan por conquistar sus sueños, que a las que luchan por conquistar a sus enemigos, porque la lucha más dura, la victoria más difícil, es contra uno mismo.







sábado, 27 de marzo de 2010

La Hora del Planeta



Esta iniciativa del Foro Mundial por la Naturaleza (WWF) que, surgió en Sindey hace tres años, ha conseguido unir a millones de personas de todo el mundo en una causa común.

"Apaga la luz, enciende el planeta"

En 2007, 2,2 millones de personas apagaron las luces durante una hora, en 2009 mil millones lo hicieron.
La Hora del Planeta acaba de finalizar, en España, su cuarta convocatoria con un gran éxito y seguro que, continuará del mismo modo en todos aquellos países que aún no han llegado a las 20:30, hora elegida para iniciar el apagón.

3 comentarios:

  1. Aparte del ahorro de energía que pueda suponer, lo más importante es sensibilizar a la población en la lucha contra el cambio climático. Y cualquier acto por pequeño que pueda parecer será válido.

    Yo no apagué mi portátil pero lo desconecté de la red y lo pude utilizar un rato con batería… y a dos velas. Algo es algo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Inma! en Buenos Aires se difundió bastante la propuesta y parece que la gente respondió.
    Me causó gracia un comentario que leí en un diario online: " Hemos cenado toda la familia reunida, sin el televisor encendido y al fin pudimos dialogar con nuestros hijos adolescentes..."
    Parece que hay gente que necesitara una iniciativa de esta naturaleza, para reflexionar sobre situaciones básicas y fundamentales de la vida; además del ahorro energético, por supuesto.
    En fin, de algo habrá servido. En mi caso, aparte de apagar la computadora, en lo demás no hice muchos cambios...es casi lo habitual, uso lo necesario. Lo mismo me pasa con el agua, no me agrada derrocharla, es un pecado.
    Besos para tí.

    ResponderEliminar
  3. Hola Máximo,
    tienes razón, el ahorro de energía puede ser simbólico, pero al menos, cada vez más gente manifiesta su preocupación por lo que está ocurriendo.
    Supongo que deberíamos sumar a las quejas una esencial:LA DESINFORMACIÓN. Yo, al menos, me siento completamente desinformada, con datos incompletos e incluso contradictorios.

    Graciela,
    Gracias por la visita y por tu solidaridad. Como cuentas, muchas veces, los seres humanos necesitamos de situaciones fuera de lo "normal" para econtrarnos con lo que quiza debería serlo.
    Lo digo por vivencia propia: mis horarios familiares, no son nada compatibles con el diálogo y, la pena, es que lo que se inicia a la fuerza, acaba convirtiéndose en costumbre.
    ¡Algo tendré que hacer!

    ResponderEliminar