Mis obras favoritas


Inma Valderas, "Entre el cielo y la tierra"





Admiro más a las personas que luchan por conquistar sus sueños, que a las que luchan por conquistar a sus enemigos, porque la lucha más dura, la victoria más difícil, es contra uno mismo.







martes, 28 de diciembre de 2010

Rubens on line

Peter Paul Rubens,  Rapto de las hijas de Leucipo
En El Prado se puede visitar, hasta el día 23 de enero de 2011, una exposición sobre Rubens, entre otras. No creo que me resulte posible viajar estas vacaciones, así que tendré que conformarme con una visita on line. Pinchando sobre el cuadro se puede acceder a un vídeo interactivo, con comentarios y algunas obras en alta definición.

Cabecera


Prometeo

En la mitología griega Prometeo es un titán benefactor de los seres humanos a los que protegió de los dioses, aunque también es cierto que le gustaba utilizar su ingenio para ridiculizar a Zeus; a cambio sufrió su ira y motivó la venganza del Dios, que acabaron pagando también los mortales humanos. Finalmente Prometeo fue castigado a una infinita tortura: Zeus mandó que Hefesto lo encadenase en el Cáucaso y envió a un águila (hija de los monstruos Tifón y Equidna) para que devorara su hígado. Siendo éste inmortal, el hígado volvía a crecerle cada noche y al día siguiente volvía a ser devorado por el águila (este Zeus era "la bomba" impartiendo castigos, la envidia de Torquemada). Afortunadamente, según algunas versiones, Hércules, que pasaba un día por allí, acabó rescatándolo.



sábado, 25 de diciembre de 2010

domingo, 19 de diciembre de 2010

¿Qué sabes?


Vivimos rodeados de "información" y de mensajes publicitarios que nos bombardean constantemente. La televisión, la prensa escrita, la radio y, como no, internet. Pero en medio de todo esto siento, cada vez más, la necesidad de no escuchar, de no ver, de alejarme, de refugiarme en la bendición del silencio.
¿Qué sabemos?. La crisis, las tensiones internacionales, la tan traída y llevada gripe A, las armas de destrucción masiva...

Este es un artículo de hace algún tiempo, escrito por Jordi Soler y adaptado para adolescentes. No importa en qué fecha fue publicado, puesto que su información es igualmente válida a día de hoy.

La desinformación
"En estos fastidiosos tiempos de crispación política, un consumidor normal de noticias, una persona que lee periódicos y oye y mira noticiarios, difícilmente puede enterarse de qué pasa en realidad con ciertos temas.
Últimamente ha circulado por la prensa inglesa una interesante historia que tiene que ver con la manipulación mediática de la realidad. Voy a la historia, que completaré después con una desasosegante noticia. Christian Bailey es un hombre misterioso que dirige una oficina donde se proyectan “operaciones psicológicas” (psy-ops, de acuerdo con su juguetona abreviatura en inglés). Se ha puesto en marcha una psy-op que consiste en lo siguiente: un equipo de gente enviado por el Lincoln Group –así se llama la oficina de Bailey- ha organizado un grupo de periodistas iraquíes, conocido como El club de prensa de Bagdad, que está dedicado a escribir artículos y noticias que favorezcan la “labor” que Estados Unidos, por medio de su ejército, hace en Irak. Una vez escritas estas “historias positivas” (positive stories, literalmente en inglés), se las va colocando en los doscientos periódicos que circulas en aquel país, a veces pagando cuarenta dólares por el espacio o según la importancia del periódico, hasta dos mil.
Estas “historias positivas” de Bailey son una ficción que es presentada como un recuento noticioso de la realidad, justamente lo contrario de la desasosegante noticia que servirá de complemento, donde el recuento riguroso de la realidad parece una pieza de ficción: científicos militares del Pentágono han diseñado un implante electrónico que, una vez instalado en el cerebro de un tiburón, logra dirigirlo, controlarlo y monitorearlo para que ejecute misiones de espía. Estos tiburones pueden dirigirse por control remoto con un fascinante sistema que consiste en estimular, con un impulso eléctrico, la zona del cerebro que procesa los olores.
En el margen que hay entre la declaración, ya de por sí sesgada, de un político y la reinterpretación que de esta hacen los medios de comunicación, no se sabe ya qué es “historia positiva” (ficción que pasa por realidad) y qué es tiburón espía (realidad con aspecto de ficción)."


Jordi Soler
El País (Adaptación)


Podemos encontrar, así mismo multitud de vídeos circulando por internet que hablan sobre estos temas. Aquí os dejo un par de ellos:
Armas de desinformación masiva
Manipulacuón mental



sábado, 20 de noviembre de 2010

Barcas de agua dulce







Barcas amarradas en el Port de Catarroja (Puerto de Catarroja)
Fotos: Hotel

Tengo que permanecer como estas barcas amarradas en su puerto. Esperando el momento en el que puedan, de nuevo, navegar.

domingo, 7 de noviembre de 2010

El jardín de las delicias


Tríptico de las Delicias (cerrado)
1503-1504
Óleo sobre tabla
220 x 195 cm
Museo del Prado (Madrid)


Cada vez que visito el museo del Prado (muchas menos de las que quisiera), como si de un ritual se tratase, reservo una parte del tiempo a un itinerario imprescindible: Las obras que tienen un significado especial para mí. El jardín de las delicias, de El Bosco, es una de ellas. Desde que la vi por primera vez me sentí atraída hacia ella con una fuerza irresistible y esa sensación continúa acompañandome  a día de hoy.
No sabría formular con palabras las emociones que atraviesan mi mente,  cuando observo la obra, pero un cúmulo de sensaciones me lleva a cotemplarla durante largo rato. Paseo la mirada y los pensamientos por cada una de las tablas que componen el tríptico, y no dejo de asombrarme por la visión del mundo que se desprende de ellas. Pero no sólo eso me hace admirarla: su detallismo, símbolismo, su técnica, sus imágenes delirantes, precusoras de otras muchas obras, sus misterios. Influencia para muchos artistas que han bebido de su fuente de la vida, de su paraiso y de su infierno.
No voy a desmenuzarla, ni a analizarla paso a paso, me basta con disfrutarla.


Paraiso

Tierra

Infierno

En este enlace se pueden descubrir algunas claves de la obra

sábado, 30 de octubre de 2010

30 de octubre de 1910



El 30 de octubre de 1910 nació, en Orihuela (Alicante), Miguel Hernández.
Hoy, 30 de octubre de 2010, cumple cien años, aunque de ellos sólo vivió treinta y uno, porque su vida se truncó, en una cárcel de Alicante, el día 28 de marzo de 1942.
Pese a ello, Miguel Hernández sigue estando vivo en cada uno de sus lectores, cada vez que se lee alguno de sus poemas, cada vez que se escucha una canción que pone música a su espíritu, cada vez que en las aulas de un colegio se habla de la generación del 27 ó de la poesía contemporánea... Miguel vive.
En alguna ocasión ha vivido también en este blog, cuando el recuerdo de sus poemas ha surgido  atravesando un pensamiento.
Hoy quiero que viva una vez más en mi Hotel, donde tiene su habitación reservada, y quiero leer uno de sus poemas más conocidos: "Nanas de la cebolla".  No por más veces leído, menos emocionante. Dulce y amargo, emotivo y triste, bello.



"Nanas de la cebolla"

La cebolla es escarcha
cerrada y pobre.
Escarcha de tus días
y de mis noches.
Hambre y cebolla,
hielo negro y escarcha
grande y redonda.

En la cuna del hambre
mi niño estaba.
Con sangre de cebolla
se amamantaba.
Pero tu sangre,
escarchada de azúcar,
cebolla y hambre.

Una mujer morena
resuelta en luna
se derrama hilo a hilo
sobre la cuna.
Ríete, niño,
que te traigo la luna
cuando es preciso.

Alondra de mi casa,
ríete mucho.
Es tu risa en tus ojos
la luz del mundo.
Ríete tanto
que mi alma al oírte
bata el espacio.

Tu risa me hace libre,
me pone alas.
Soledades me quita,
cárcel me arranca.
Boca que vuela,
corazón que en tus labios
relampaguea.

Es tu risa la espada
más victoriosa,
vencedor de las flores
y las alondras
Rival del sol.
Porvenir de mis huesos
y de mi amor.

La carne aleteante,
súbito el párpado,
el vivir como nunca
coloreado.
¡Cuánto jilguero
se remonta, aletea,
desde tu cuerpo!

Desperté de ser niño.
Nunca despiertes.
Triste llevo la boca.
Ríete siempre.
Siempre en la cuna,
defendiendo la risa
pluma por pluma.

Ser de vuelo tan alto,
tan extendido,
que tu carne parece
cielo cernido.
¡Si yo pudiera
remontarme al origen
de tu carrera!

Al octavo mes ríes
con cinco azahares.
Con cinco diminutas
ferocidades.
Con cinco dientes
como cinco jazmines
adolescentes.

 Frontera de los besos
serán mañana,
cuando en la dentadura
sientas un arma.
Sientas un fuego
correr dientes abajo
buscando el centro.

Vuela niño en la doble
luna del pecho:
él, triste de cebolla,
tú, satisfecho.
No te derrumbes.
No sepas lo que pasa ni
lo que ocurre.










"Recordar a Miguel Hernández que desapareció en la oscuridad y recordarlo a plena luz, es un deber de España, un deber de amor. Pocos poetas tan generosos y luminosos como el muchachón de Orihuela cuya estatua se levantará algún día entre los azahares de su dormida tierra. No tenía Miguel la luz cenital del Sur como los poetas rectilíneos de Andalucía sino una luz de tierra, de mañana pedregosa, luz espesa de panal despertando. Con esta materia dura como el oro, viva como la sangre, trazó su poesía duradera. ¡Y éste fue el hombre que aquel momento de España desterró a la sombra! ¡Nos toca ahora y siempre sacarlo de su cárcel mortal, iluminarlo con su valentía y su martirio, enseñarlo como ejemplo de corazón purísimo! ¡Darle la luz! ¡Dársela a golpes de recuerdo, a paletadas de claridad que lo revelen, arcángel de una gloria terrestre que cayó en la noche armado con la espada de la luz!"

Pablo Neruda


sábado, 23 de octubre de 2010

Aquarius



Esta es, seguramente, una de las canciones más conocidas de la historia de los musicales. Pertenece al musical "Hair", estrenado a finales de los años sesenta y generador de una gran polémica, tanto por su mensaje, como por su puesta en escena. Visión del movimiento "hippy" y crítica a la guerra de Vietnam.
A finales de los setenta se estrenó una adaptación cinematográfica de Milos Forman que consagró definitivamente la obra y la aproximó al gran público.

Para Pitu, con todo mi cariño.




Cuando la Luna esté en la Séptima Casa,
y Júpiter se alinee con Marte,
Entonces la Paz guiará a los Planetas,
y el Amor conducirá a las Estrellas.
Es el amanecer de la Era de Acuario...
la Era de Acuario
¡Acuario!
¡Acuario!

Abundarán la armonía y la comprensión,
la simpatía y la confianza,
no habrá más engaños ni más burlas:
una vida dorada, sueños de visiones,
una revelación mística cristalina,
y la auténtica liberación de la mente
¡Acuario!
¡Acuario!

Cuando la Luna esté en la Séptima Casa,
y Júpiter se alinee con Marte,
entonces la Paz guiará a los Planetas,
y el Amor conducirá a las Estrellas.

Es el amanecer de la Era de Acuario...
la Era de Acuario
¡Acuario!
¡Acuario!

Fuente: musica.com

viernes, 15 de octubre de 2010

Mi otoño no es rojo


http://www.diariodelviajero.com/
 En la entrada anterior intentaba ilustrar  el inicio del otoño  y un comentario al post llamó mi atención: mi amiga Graciela (http://gracielabello-art.blogspot.com/) comentaba lo atípico de las imágenes, que mostraban unos árboles llenos de hojas verdes, frente a la imagen típica del otoño en la que predominan las tonalidades rojizas y ocres.
Es cierto, pensé, no es la imagen típica del otoño. Típica y tópica, porque nunca mi otoño ha estado teñido por esos colores. ¿Cómo es mi otoño? Cuando respondí a ésta pregunta una imagen radicalmente diferente del tópico se abrió ante mis ojos.  Ignorada por cotidiana, asumida, interiorizada y por ello, tal vez, menos llamativa a mis sentidos, pero real,  más auténtica para mi que una nube de deliciosas hojas rojas envolviendo el troco de los árboles. Cuando pensé en el otoño, lo primero que formulé fueron estas palabras:

Mi otoño no es rojo.
En mi otoño,  los campos de arroz abandonan el verdor del verano por el color pajizo que indica su madurez, su disposición a ser cosechados.
En mi otoño las granadas, jugosas y sugerentes,  dejan paso a los caquis que con su color naranja intenso y rojo adornan un precioso árbol de anchas y verdes hojas.
En mi otoño los olivos rebosan, esperando que sus frutos se conviertan en dorado nectar .... y los campos verdean con brócolis,cardos, coles, calabazas, alchofas...,
Mi otoño, es un otoño rico en frutos y mientras esperan a ser cosechados, las naranjas se preparan, todavía verdes y pequeñas, para decorar los árboles como bolas de Navidad, como precursoras del invierno, al que todavía adornarán con su colorido, prolongándose incluso hasta los albores de la primavera.
A lo largo de la semana, las hojas caídas de los árboles alfombran el asfalto y un cortejo de edificios y vehículos me acompañan hacia mi destino; pero los sábados, mi mañana amanece envuelta en un manto verde formado por miles de naranjos y a lo lejos se vislumbra el resplandor manso de las aguas de la Albufera. Un poco más lejos, la línea del mar se confunde con el horizonte.
Todo esto es mi otoño.

http://www.eduardonave.com/
 Campos de arroz al inicio del verano, cuando empiezan a cubrirse de color verde

Cosechando el arroz
Trabajos de acondicionamiento de la tierra, ya en octubre. Después se sembrará la nueva cosecha y los campos permanecerán inundados de agua, como grandes láminas especulares, hasta que el naciente arroz despunte, de nuevo, en el horizonte.




martes, 5 de octubre de 2010

Preludio de otoño


Las primeras muestras del otoño se adivinan ya

Dentro de poco estas ramas aparecerán desnudas ante mis ojos

Pero hoy sus hojas continúan agarradas, todavía con fuerza, a la vida


martes, 21 de septiembre de 2010

Tempus fugit


Se me ha escapado el tiempo, una vez más. Imposible detener su paso, imposible evitar su discurrir, ajeno por completo a nuestros anhelos. Así pues, he de desprenderme de la pereza veraniega, de la añoranza de los itinerarios recorridos, de la razonable propiedad de mi tiempo. La vuelta al "mundo" se impone y aunque me resisto a ello, es una batalla perdida de antemano.
Alguien que no soy yo, se adueñará de mí y de mi tiempo.
¿Cómo mirar hacia arriba y ver el cielo, cuando la consigna es agachar la cerviz y mirar al suelo?
Andaba reflexionando sobre ésta y otras cuestiones y se ha colado, sin buscarlo, un poema de Miguel Hernández que muestra una realidad bien diferente de la mía y cuyo lamento sigue siendo válido, pese al paso de los años.
Es algunas cuestiones el tiempo, más que derretido, parece congelado y perpetúa, incansablemente, lo peor que los seres humanos hemos creado. Intentar, a mi modo, luchar contra ello, es razón más que suficiente para motivarme a abandorar esta maravillosa luna donde tenía instalado mi campamento base.


El niño yuntero

Carne de yugo, ha nacido
más humillado que bello,
con el cuello perseguido
por el yugo para el cuello.

Nace, como la herramienta,
a los golpes destinado,
de una tierra descontenta
y un insatisfecho arado.

Entre estiércol puro y vivo
de vacas, trae a la vida
un alma color de olivo
vieja ya y encallecida.

Empieza a vivir, y empieza
a morir de punta a punta
levantando la corteza
de su madre con la yunta.

Empieza a sentir, y siente
la vida como una guerra
y a dar fatigosamente
en los huesos de la tierra.

Contar sus años no sabe,
y ya sabe que el sudor
es una corona grave
de sal para el labrador.

Trabaja, y mientras trabaja
masculinamente serio,
se unge de lluvia y se alhaja
de carne de cementerio.

A fuerza de golpes, fuerte,
y a fuerza de sol, bruñido,
con una ambición de muerte
despedaza un pan reñido.

Cada nuevo día es
más raíz, menos criatura,
que escucha bajo sus pies
la voz de la sepultura.

Y como raíz se hunde
en la tierra lentamente
para que la tierra inunde
de paz y panes su frente.

Me duele este niño hambriento
como una grandiosa espina,
y su vivir ceniciento
resuelve mi alma de encina.

Lo veo arar los rastrojos,
y devorar un mendrugo,
y declarar con los ojos
que por qué es carne de yugo.

Me da su arado en el pecho,
y su vida en la garganta,
y sufro viendo el barbecho
tan grande bajo su planta.

¿Quién salvará a este chiquillo
menor que un grano de avena?
¿De dónde saldrá el martillo
verdugo de esta cadena?

Que salga del corazón
de los hombres jornaleros,
que antes de ser hombres son
y han sido niños yunteros.

Poemas del Alma
 Miguel Hernández



En versión de Serrat

miércoles, 25 de agosto de 2010

Tres mil kilómetros

Viajar, viajar, sin parar, como una necesidad vital. Recorrer pueblos y paisajes y devorarlos con avidez, con una sed insaciable que sólo amainó después de varios días.

Un recorrido frenético que me dejó exhausta, pero satisfecha. Tuve poco tiempo para saborear los lugares por los que pasaba y, sin embargo, disfrute cada momento como si fuera único, de hecho lo fue.
Durante tres mil kilómetros se sucedieron los paisajes y las gentes, en un recorrido que me llevó a atravesar la meseta castellana, las sierras portuguesas, las ciudades con sabor de leyenda: desde el norte, donde las aguas del Atlántico son frías y agitadas, hasta el soleado y caluroso sur, atravesando después tierras andaluzas de regreso a casa.
Estas son algunas de las imágenes que dan muestra del recorrido. La calidad no es muy buena, pero pese a ello, espero que os guste.

Salamanca

Oporto
 




Braga





Coimbra







Lisboa















Belem





Cascais




Sintra




Faro y Tavira